Sitio NO oficial de publicación independiente

Club Fútbol Basquet Handball Futsal Voley Polideportivo Foro Ferrobook

Buenos Aires -

28-02-2021 HANDBALL

Masculino: Nota con Rodrigo Somoza
Compartir Facebook Compartir Twitter

"Cuando Sivori me dijo si quería entrenar con los federados no me daban las patas para ir corriendo a contárselo a mi vieja"
Hoy conversamos con Rodrigo Somoza. Su vida deportiva siempre transcurrió en Ferro. Empezó a jugar al handball a los ocho años. Debutó en Liga de Honor diez años después. Se desempeñó como extremo izquierdo, aunque también lo hizo como armador/central. Salió campeón con el Verdolaga del Súper 4 en el 2009. También es entrenador desde el 2005, entrenando actualmente a los menores y a los cadetes del club, mientras vive su sueño de transmitirle a los chicos su amor por Ferro y por su deporte.

- ¿Por qué elegiste jugar al handball y a qué edad empezaste?
- A jugar empecé por mí mamá, ella es profe de educación física y me hizo socio de chiquito con mis hermanos, nos pasábamos todas las tardes los cuatro en el club, ella nos ofrecía hacer deportes individuales y en conjunto. Así pasé por fútbol, natación, tenis, básquet, gimnasia y otros. A los 8 años me llevó a la escuelita de handball que estaba a cargo del "Chino" García, un profe que jugaba en el club, y a los meses me llevó a jugar con el equipo de federados de la categoría mini que estaba Juan Manuel Sívori, otro profe que jugaba en la Primera del club. Creo que eso me marcó, fue determinante a la hora de elegir el deporte que quise seguir cuando mis padres me dijeron que sólo podía hacer un deporte porque en el secundario iba a tener muchos compromisos en la escuela. Así que de los tres deportes que hacía por año, arranqué menores sólo jugando al handball. Desde esos 8 años a hoy no me separé nunca de esa cancha que marco mi vida.

- ¿Cómo fue tu trayectoria, cuándo y por qué llegaste a Ferro y en qué años jugaste en la institución de Caballito?
- Yo hice toda mí trayectoria en Ferro, empecé en mini cuando tenía 8 años y jugué hasta los 32. Mí primer partido de Primera lo tuve a los 18 años cuando era juvenil. Y tuve la suerte de jugar 14 años en Liga de Honor para el club. Si bien tuve algunas propuestas para irme del club, la verdad que nunca quise irme porque no me veía enfrentando a mis amigos y a mis colores. Sólo las veces que se me acercaron para ir a jugar fuera del país lo pensé, pero por cuestiones laborales y por mí edad decidí no hacerlo, estuvo muy cerca pero supongo que por una decisión profesional estaba bien como profe y no iba a hacer una diferencia afuera. Una vez un entrenador de otro club me dijo: vos preferís pelear el descenso con Ferro que pelear el torneo con nosotros y eso me cambio para siempre. Mi respuesta fue obvio que si. Ningún club podía darme lo que tuve en Ferro, referentes, amor incondicional y amigos.

- ¿En qué puesto te desempeñaste y cuáles eran tus características?
- Mi posición natural fue extremo izquierdo, ahí hice todas mis inferiores, un gran entrenador de la vida que tuve la suerte de tener en el club me llevó a jugar unos años de armador, varios de central. Si bien disfrute poder jugar en esa posición siempre me sentí más cómodo en el extremo. Era un jugador bastante rápido y fintador. Siempre quise darle a mi juego apertura, creo que cuando empecé a ser entrenador logré entender un poco el juego y pude darle un poco más de juego asociado. A mí velocidad y mí buen uno contra uno le pude sumar manejar los tiempos del ataque, eso sin duda me lo enseñó Roberto Casuso, aunque para explicar lo que me enseñó él tendría que hacer un libro.

- ¿Qué recordás de tu primer día en Ferro?
- Mi primer día en Ferro no lo recuerdo, jajaja, era muy chico, tenía 3 años, se porque me contaron que fui a natación, recuerdo los torneos de gimnasia y los entrenamientos de fútbol, pero lo que tengo grabado en mí cabeza como primer marca fuerte fue el primer partido que jugué siendo de la escuelita con los federados. Ese primer día en el playón me lo acuerdo entero. Podría hasta decirte los nombres de todos los chicos que estaban ahí. Y recuerdo que sólo pude hacer un gol, nos pasaron por arriba, jajaja. Y recuerdo cuando se acercó Juanma Sívori y me dijo que si quería entrenar con los federados. No me daban las patas para ir corriendo al bar de la sede a contárselo a mi vieja. Tuve la suerte muchas veces de ver esos ojos de emoción en chicos que pasaron lo mismo que yo, desde que arranqué a ser entrenador. Aún cuando pasa me recuerda ese día. Sin duda debe ser el primer recuerdo fuerte en el club porque aún hoy me emociona.

- ¿Qué significó para vos el "Playón"?
- Todo y nada, jajaja, cada vez que me hacen esta pregunta sale a relucir la mística de esa cancha. Para mi fue el lugar de encuentro de toda mi adolescencia, si no era para entrenar, era para jugar un rato, o sino para partidos. Nos encontramos en el Playón a tal hora y todo listo. Sabías que si ibas ahí en cualquier momento del año, a cualquier horario con alguien te encontrabas. También fue el lugar donde pase todas mis horas de entrenamiento como jugador, que con frío terrible en invierno o con el calor que te quemaban las zapatillas era una cosa que nos destacaba, superar las inclemencias del lugar por el compromiso y el amor a nuestro club y nuestro deporte. Por eso fue todo y nada porque realmente una vez que se construyó el Multi dejé de extrañarlo al instante, seguramente el espacio propiciaba para la mística, ahora sé que la mística, los valores y la entrega siempre la pusieron los entrenadores, los jugadores y los colaboradores que siempre estuvieron en el handball del club. Por eso nada, jajajajaja.

- ¿Qué recordás de tu debut en Liga de Honor?
- Recuerdo todo, fue en la cancha de Quilmes, jugando contra el local, entré en la lista porque el "Mono" Sosto se tenia que ir al campo y Rober (nuestro entrenador) (Casuso) me dijo si me animaba a ir. Mi respuesta fue obvio que si. Recuerdo ir con mis compañeros de toda la vida en el auto, algunos jugaban y otros nos acompañaban. Sólo jugué 5 minutos, robé una pelota e hice un gol. Duró una eternidad para mi. A los 10 del segundo tiempo con el partido parejo gol a gol , me llama el cubano y me dice: vas por Alejo en el centro y marcas de avanzado. Se ve que puse cara de pánico, porque Alejo Carrara era el mejor jugador del equipo, y entonces volvió: tranquilo es un rato para que descanse, vas a ver que te dejan solo. Y así fue me pasé tres ataques pasando la pelota, jajaja, tuve suerte de robar una en defensa para que Darío Minore haga un gol de contra. En el cuarto ataque los defensores ni me miraban así que vi un huequito y me mandé, así hice mi primer gol en Liga, jajaja, porque casi nadie se dio cuenta porque creo que el único que me miraba era el cubano, después de eso me llamó para volver al banco en el siguiente ataque. Cuando salí me dijo viste, íbamos perdiendo y ahora ganamos por uno te felicito, me sentía que era el mejor jugador del mundo, jajajaja, sabía que no era así porque Alejo terminó con 11 goles ese partido y ganamos por 3. Podría contarte el vestuario el viaje de vuelta y casi todo el partido, pero creo que ya me hiciste pegar un viaje hermoso a ese día. Gracias.

- ¿Qué partido con Ferro recordás más?
- Muchos, la mayoría derrotas porque duelen más y quedan mas ancladas en el corazón. Te voy a nombrar tres y tres que para mi fueron muy importantes. La final del Nacional de Mendoza que perdimos por uno con River siendo Juniors, contra el equipo de Carou y el Banchi (Ojea) dos grandes de la Selección sin dudas Carou es el mejor deportista argentino de nuestro deporte. La última fecha del Apertura 2009 que perdimos con River por 3 y quedamos segundos en el torneo que le dejamos a Lomas, ese dolió mucho, y el partido más triste de mi vida fue el último partido que jugué en Quilmes en el Súper 4 2011. También tuve de los otros por ejemplo el último partido en INEF siendo Juniors, mi primer torneo ganado para el club luego de muchos segundos y terceros puestos, si bien salimos campeones en Infa, casi no pisaba la cancha en ese momento, jajaja. El segundo partido contra Estudiantes en el repechaje por el descenso, que ganamos en La Plata por 2 con un gol de fly que me mandó el Negro Tavo (Gustavo González), de los jugadores que más disfrute. Y claramente la final del Súper 4 2009 que logramos conseguir un título después de muchos años. Esos fueron momentos de plena alegría.

- ¿Qué torneo guardas más en tu memoria y por qué?
- El torneo que me viene a la mente fue el Nacional 2009, las concentraciones en Pontevedra, los viajes en auto a la cancha de Lomas, la cancha desbordada en la Final. Yo creo que el grupo hizo todo lo posible para llevarse ese torneo, que se perdió en el suplementario de la final por 1, que nos dio la fuerza para después ser campeones. Pero lo recuerdo porque no éramos un grupo de talentos, si bien teníamos a Hernán Poncet, el mejor jugador con el que jugué, éramos un equipo que llevó a Ferro después de mucho tiempo a estar entre los mejores, y con esfuerzo y sacrificio de Playón. Roberto armó un equipo y ese torneo lo consolidó. Si bien fue corto fue un torneo increíble.

- ¿Cuándo te retiraste? ¿te costó tomar esa decisión?
- Yo siempre tuve miedo de no darme cuenta si el que venía de abajo me comía, jajajajaja, siempre esperé al pibe que venía de inferiores con ganas y que iba a ser 100 veces mejor que yo, la verdad que los que disputaron el puesto conmigo siempre me ayudaron a ser mejor o por lo menos eso creo yo. Tuve muchas grandes sociedades de puesto con Lucho (Luciano América) y Juani (Juan Bustamante) fue la mejor, ellos me hicieron creer siempre que yo era el titular, pero en un momento del último año que jugué, después de 24 años de Playón ya estaba cansado de los golpes y los entrenamientos, los que jugaban conmigo requerían que para jugar tenía que estar al 110 por ciento. Creo que ese año me di cuenta que no iba a llegar alguien que me pase por arriba y no me deje jugar porque mis compañeros siempre me iban a dejar un lugarcito. Me di cuenta que para poder estar tenía que dejar muchas cosas de lado, estudios, familia, amigos y que ya no tenía tantas ganas de hacerlo. Quería formar una familia y no venía compatible llegar cuatro veces por semana a las 12 de la noche. Por eso dejé de jugar, sin duda la decisión mas difícil que tomé en mi vida. Por suerte sigo ligado al club y al deporte, eso me da algunas alegrías y tristezas parecidas pero nunca iguales. Siempre voy a extrañar jugar.

- ¿Qué técnico te marcó en tu carrera y por qué?
- Todos me dejaron algo, algunas más cosas, otros menos. Quizás porque me forjaron como persona, porque fueron como padres deportivos para mi, tengo que elegir a dos: Roberto Casuso y Enzo Difraia. Los dos me dieron cosas diferentes, pero sin duda me construyeron más como persona que como jugador, eso es lo que siempre va a estar marcado en mi vida y por eso siempre los voy a recordar y agradecer la dedicación y el cariño que hicieron en su labor como entrenador que excedió totalmente a los deberes que les imponía su trabajo. Ojalá yo sea en algún momento la mitad de buen entrenador que ellos. Lo intento diariamente.

- ¿Qué compañero disfrutaste más dentro de una cancha y por qué y con qué rival te hubiera gustado compartir equipo y por qué?
- Creo que por sus características de juego, por lo que generaba dentro de la cancha y porque fue el único que me asombró lo que podía hacer, Hernán Poncet, un central exquisito, muy completo siempre tenía un plus, siempre hacía algo distinto. Por otro lado, creo que hay varios rivales que los valoro por su destreza o por su desempeño en sus equipos, creo que el Banchi Ojea es un jugador que siempre admiré y siempre me gustó su estilo de juego, mas allá de ser un JUGADOR dentro y fuera de la cancha. Me hubiera encantado jugar con él.

- ¿Cuál fue la mayor alegría que te dio el handball?
- Es una respuesta muy fácil, mis amigos, esos mismos que en su mayoría estaban en ese equipo de mini, son los que aún nos juntamos para hacer asado. Sostengo algo que le digo a los chicos siempre, te vas a acordar mas de una anécdota de un compañero que de todos los torneos que ganaste o peleaste o incluso los que perdiste o saliste último, las viví todas, jajajaja. Mi mayor alegría en el handball es darme la posibilidad de vivir esa infinidad de experiencias con esos amigos que tengo hace 33 años.

- ¿Te quedó alguna deuda pendiente con el balonmano?
- El Panamericano (Panamericano 2010) que clasificamos y se suspendió puede ser una espina que me quedó, esa es la más grande. También mirando un poco atrás recuerdo estar sentado enfrente de un contrato para jugar afuera con el pasaporte español tramitado y decidí no firmarlo y quedarme, quizás me hubiera gustado vivir aunque sea una temporada la experiencia. A los chicos les digo que aunque sea vayan un año para vivir solos y en otro país, para valorar o no lo que tenemos acá, como experiencia de vida, nada más por eso.

- ¿Qué significó Ferro en tu carrera deportiva?
- Ferro es mi casa, si tuve una carrera deportiva se podría decir que Ferro fue todo. Ferro fue mi segunda casa siempre y lo sigue siendo.

- ¿A qué te dedicas actualmente?
- Soy profe de educación física, entre varios trabajos que tenemos los profes, uno de ellos es ser entrenador de las inferiores de Handball de Ferro, tengo las categorías Menores y Cadetes por suerte desde hace varios años y espero tener la suerte de estar muchos años más.

- Contanos tu trayectoria como entrenador, ¿qué es lo que más disfrutas de ese trabajo y con qué soñás?
- Es raro ponerme a describir 17 años en el club, porque pasé de todo, puedo decir que aprendí muchísimo. Arranque de entrenador en el año 2005 colaborando con Maiko Besasso y Mariano Muñoz con los Infantiles y Mini. Al año siguiente ya me hice cargo de la categoría Infantiles. Desde entonces a hoy pasaron muchos equipos que me hicieron vivir experiencias únicas, en el 2011 cuando Maiko arrancó a dirigir la Liga a mí me ofrecieron dirigir Menores y me tiré de cabeza. Desde el 2018 arranqué con Cadetes. Desde entonces dirijo Menores y Cadetes del club. Para mi fue un sueño hecho realidad poder ayudar a los chicos que eligen este deporte que tanto amo a colaborar en su aprendizaje de este hermoso deporte. Como dije antes tuve grandes entrenadores en el club y eso me dio un norte para saber cómo me gustaría llegar a ser como entrenador, pero por suerte también tuve enormes compañeros que me ayudaron a crecer en este rol. Mariano Muñoz y Lucas Guerrero fueron y son mis grandes aliados, mis compañeros de mil batallas en la cancha. Si bien el club siempre tuvo excelentes entrenadores el equipo todos tuvieron la misma visión guiada por el amor desinteresado, el profesionalismo y las ganas que el handball crezca lo más posible. Si bien nos equivocamos muchísimo, sobre todo yo, jajajaja, no me cabe ninguna duda que siempre vamos a dejar el alma para dar lo mejor. Un gran capitán de esto fue es y será Martín Duhau con sus errores y aciertos siempre intento guiarnos para mejorar y siempre con el ejemplo. Yo estoy muy agradecido de todos los que pasaron por el club porque el espíritu de ser cada vez mejores siempre está latente. Creo que la mística del Playón nos forjó los valores que muchos jugadores que se convirtieron en profes y luego en entrenadores se mantienen siempre . Espíritu de sacrificio y trabajo en equipo. Todo esto me permitió darme el lujo de que me elijan para dirigir la Selección Femebal de menores en el Argentino de selecciones de 2019. Lo que más disfruto es ver el crecimiento de los chicos, ver como los ayuda a relacionarse, como los motoriza en sus vidas, como se arman esos grupos de amigos como los que yo tengo y ver como poco a poco mantienen esa llama del Playón viva. El poder acompañarlos en parte de ese recorrido mágico, lleno de tristezas y alegrías pero siempre con un equipo que te banca en todas es lo que más disfruto. Y sin duda ver a niños que se convirtieron en jugadores de Liga es algo que me llena de orgullo por mucho o poco que haya podido colaborar con ellos. Ellos siempre me dan mucho más de los que yo les puedo dar y eso me potencia para intentar ser cada año mejor. Es una pregunta difícil saber que sueño como entrenador, podría salir rápido del paso diciendo que me gustaría llegar a dirigir una selección nacional de inferiores, pero la realidad es que en mi corazón se que el sueño más grande que puedo tener lo vivo hace rato año a año, poder transmitir en mi casa un 10 % del amor que me inculcaron a mi por Ferro y por el handball.

Nota: Martín Descalzi (@mardes062).

Hacer click en la foto para mostrar más imágenes

ver todas las noticias

17-04-2021 FúTBOL

Empate en Alta Córdoba

Ferro igualó esta tarde 2 a 2 con Instituto en Córdoba en partido correspondiente a la 6º Fecha de la Zona "B" de la Primera Nacional 2021.
Los goles del Verdolaga, que ganaba 2-0, fueron convertidos por David Gallardo (13 min. PT) y Brian Fernández (22 min. PT), mientras que igualó para La Gloria Lucas Landa x 2 (37 min. PT y 10 min. ST). Cerca del final del juego fue expulsado el arquero de Instituto Jorge Carranza.
Con este empate, Oeste se ubica 17º con 5 puntos, producto de 1 triunfo, 2 empates y 3 derrotas. A 5 puntos de la zona de Reducido (Brown) y a 9 puntos de la punta (Güemes de Santiago del Estero).
Ya está la Crónica del partido. Ver todo


17-04-2021 FúTBOL

En la Mira

Que Ferro haya empatado un partido que tenia cómodamente en su bolsillo tiene un solo responsable, DIEGO OSELLA, que con sus planteos amarretes lo único que logra es generar poca confianza en el jugador y depender sólo de jugadas esporádicas, con fijarse en los 4 goles que tiene el equipo en el campeonato se saca toda conclusión. Un fútbol antiguo, hoy inviable, pelotazo, desgasta a los delanteros, no juega por abajo, no hace lucir a Brian, que con tipos que tocarían como él se cansaría de convertir. Pero que es lo peor de todo esto, que encima de hacer un planteo defensivo, no defiende bien... Ver todo



Próxima Fecha (Primera Nacional 2021, Zona "B", 7° Fecha)
Partido: Ferro Carril Oeste - Barracas Central
Día y Hora: Sábado 24/4, 15.30 hs.
Cancha: Ferro Carril Oeste (Arq. Ricardo Etcheverri)
Arbitro: A confirmar
Televisión: TyC Sports Play (streaming) Click acá
Observaciones: A puertas cerradas

"El Show de Ferro" Miércoles 20.30 hs. por YouTube
1936:
Por la Copa de Honor, Ferro goleó 7 a 2 a Gimnasia con cuatro goles de Bernardo Gandulla quién se convertiría en el máximo goleador en Primera División del Club con 87 goles en 174 partidos.
1953:
Debuta el “Charro” José María Moreno con los colores verdes en el pecho. Fue en un triunfo 5 a 3 contra Platense. Jugó 15 partidos y convirtió 1 gol.